Política y ruido.

La manera tradicional, valga la pena aclarar: liberal, de entender lo político privilegia la representación, la elección, la decisión, la racionalidad, la palabra y en ultima, o quizá, en primera instancia la lógica. El logos, por oposición a la mera voz, es el fundamento último del tipo de política en que vivimos.

¿Podría el ruido ser el fundamento de una política no institucional?

Inteligencia libertaria

“Los hombres más inteligentes que conocí no eran precisamente los que podían comprender el enmarañado funcionamiento del Estado, hacer inteligibles los porqués ocultos de las decisiones de los gobiernos, o justificar ante otros el proceder, en apariencia deleznable, de sus políticos. Los hombres más inteligentes que conocí eran aquellos capaces de sospechar de la benevolencia de los gobiernos, de dudar de su necesidad. Inteligente no es quien comprende la dominación, sino quien tiene un olfato feroz para la libertad”

Alfred Jaykill. Escritos del sanatorio.